lunes, 19 de octubre de 2015

Comentario Crítico: Mas:¿se me entiende?

COMENTARIO COMPLETO:

Tema: 
Crítica con toque humorístico a las palabras dedicadas a los sevillanos por parte de Arturo Mas y al gobierno catalán. 

Resumen:
Arturo Mars, presidente de la Generalitat hizo un comentario desagradable sobre la forma de habla andaluza, más concretamente la sevillana, argumentando que no se nos entendía al hablar castellano. Antonio Burgos, periodista y autor de este comentario, realizó una crítica a estas palabras y a la forma de gobierno actual que hay en Cataluña con la intención de responder de forma irónica y con un toque de enfado, al comentario de Mas. 

Estructura de las ideas:
Este texto presenta una estructura encuadrada debido a que se menciona la tesis principal, la cual habla sobre la forma de gobierno de Cataluña y hace referencia al comentario de Mas, seguida de los argumentos y datos que aporta el autor para respaldar su idea hasta encontrarnos de nuevo con idea principal del texto donde concluye la crítica, dividiendo así el texto en tres partes.
La tesis iría en las seis primeras líneas, después los argumentos del autor que corresponden al resto del texto hasta el final del penúltimo párrafo. El último párrafo vuelve a mostrarnos la idea que leímos en la primera parte.  

Comentario:
Nos encontramos ante un texto argumentativo escrito por Antonio Burgos en el periódico ABC, en el que se hace sobre todo, referencia al comentario dirigido a los sevillanos dicho por Arturo Mas, presidente de la Generalitat. La intención del autor es contradecir esas palabras, escribiendo un comentario de forma crítica y con argumentos con cierto humor mencionando expresiones frecuentes en el habla sevillana como ''tequiyá'' o ''pá ti'' para así defender que los sevillanos saben hablar bien el castellano. 

¿Desde cuándo alguien que ni siquiera sabe hablar de manera adecuada su propio ''idioma'' tiene derecho a criticar la forma de hablar de otras personas? 
Los andaluces llevamos a las espaldas ciertos tópicos que recorren todas las comunidades españolas, y en muchas de ellas, como en Cataluña, se nos tachan de muchas cosas que no somos. Que si vagos, que si no sabemos hablar... Con esto, no quiero decir que todos los catalanes crean esto, pero ¿por qué los andaluces tenemos que soportar este tipo de comentarios? Dígame, Mas, ¿sienta bien refugiarse en criticar el dialecto de una comunidad antes de centrarse en mejorar la forma de su gobierno? Recortes por todos lados, bajadas de sueldos a la orden del día, críticas al gobierno español y a nuestro país en sí... Dudo que sea propio de un presidente de una comunidad ridiculizar de esa manera a los andaluces. Un presidente, que además, habla menos español que los que él asegura, que no saben hablarlo. Que desea la independencia de Cataluña y no se siente español, pero que va dando lecciones sin argumentos ninguno.  Esto es como quien come y no deja comer. 
http://www.abc.es/Media/201211/02/artur-mas-abc--644x362.jpgMas se queja de que nuestro castellano es difícil de entender, pero sin embargo bien que vienen a visitar nuestra tierra, a disfrutar de nuestras playas y a pasar las vacaciones aquí. Bien que, como menciona Antonio Burgos, fuimos una ayuda importante para su desarrollo económico en tiempos de emigraciones. Es cierto, que quizás la gente que no vive en nuestra tierra no esté acostumbrada a nuestro acento, a nuestras expresiones y a nuestra forma de ser, pero sin embargo, hay algo que no nos falta, algo llamado respeto y educación. Y nos enseñan, con un perfecto castellano por supuesto, que antes de hablar y decir una barbaridad, mejor callarse, para así no quedar mal. 

sábado, 10 de octubre de 2015

La noche boca arriba de Julio Cortázar

Julio Cortázar fue un intelectual y traductor, mayormente conocido como escritor nacido en Bruselas en 1914 pero de nacionalidad argentina y francesa. Julio es considerado uno de los escritores más originales de su época siendo especialista en los relatos cortos, la narración breve y la prosa poética. Sus novelas estaban caracterizadas por romper los moldes clásicos de narrativa con escritos que se escabullían de las lineas temporales y por sus obras que combinaban elementos fantásticos y reales. 
Como bien sabemos, Cortázar tenía un reconocido prestigio por sus cuentos ficticios que mezclaban la realidad con una escritura atrayente al lector, la reflexión y la intriga final.
''La noche boca arriba'' o ''La casa tomada'' son claros ejemplos de este tipo de narraciones mencionadas. 
http://www.cortv.oaxaca.gob.mx/sites/default/files/Cortazar_en_el_centenario_de_su_nacimiento.jpg

La primera, la cual aparece en Final del Juego es un cuento corto que narra las supuestas pesadillas que tiene un joven que ha sufrido un accidente de moto. Estas alucinaciones, introducen al personaje en una huida ante los Aztecas, quienes quieren sacrificarlo, en las guerras floridas de México. El personaje sufre una confusión entre sueño y realidad, lo que caracteriza al relato por sus elementos extraños y reflexiones entre realidad e irrealidad. 
¿Cuántos cuentos que se basen en lo fantástico y lo extraño hay en las librerías? ¿Y cuántos de estos recrean historias mágicas que te lleven más allá de la lectura? Sin duda me atrevería a decir, que la reflexión posterior a la lectura, es una parte clave para entender lo que hemos leído. Y qué mejor, que reflexionar con uno de los cuentos de Cortázar.

http://www.enter3d.de/esteban/vita/bilder/galerie/storyboards/boca3.jpgCuentos que llevan transcritos la palabra surrealismo y fábula, que provocan la necesidad de saber el final del relato. Julio era, además de un fantástico escritor, un experto en dejar a sus lectores con las ansias de un final claro, puesto que él, prefiere dejarnos un mal sabor de boca, e incitar a que nuestra imaginación invente un final adecuado para sus obras en vez de narrar una conclusión definitiva a esta. Esta es una buena manera de llamar la atención del lector, puesto que deja a pedir de boca un desenlace. Además, el mezclar los elementos cotidianos con lo fantástico crea un ambiente de misterio y suspense. Los matices como reflejar los sentimientos del personaje envuelven en una burbuja a quien lea este tipo de cuentos, intensificando la relación con el sujeto e incrementando esa sensación de agobio que suele ser característica en los cuentos de Cortázar. Sin duda, tener reflexiones a medidas que lees el cuento, sentir lo mismo que las personas que aparecen en él, y dar la oportunidad de que el leyente sea capaz de imaginar un final abierto y alternativo, es una genial manera de hacer que el lector se vuelva adicto a la lectura. 
Se dice que los libros van el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo. Y de eso, Julio Cortázar, era más que consciente.