martes, 20 de septiembre de 2016

2º de Bachillerato con... ¡Comentario!

20 de septiembre, el curso, las clases, los compañeros han empezado y... los comentarios también. 

El comienzo de 2º de Bachillerato me ha traído además, de regalo, un pequeño comentario inicial de un artículo publicado en El País por Fernado Savater, quien lo escribió el pasado 10 de este mismo mes. 
Dejo por aquí mi comentario:

1.- Tema: Crítica acerca de cómo influye la imprudencia de las personas en la democracia. 

2.-Un imprudente señor fallece en una playa levantina tras sumergirse con bandera roja. Posteriormente, otra pareja imprudente es salvada por el equipo de vigilancia en esa misma playa un día después del anterior incidente, sin embargo, los supervivientes se sintieron orgullosos de su hazaña, asegurando tanto ellos como otros bañistas que sin dudarlo se bañarían en la playa con bandera roja. El texto finaliza con una reflexión por parte del autor a este comportamiento. 

3.- PARTES:

·INTRODUCCIÓN: Comienza en las dos primeras líneas, las cuales cuentan un caso de ahogamiento en una playa alicantina para introducir la tesis.

·CUERPO ARGUMENTATIVO: Desde la tercera línea hasta el final del párrafo Este parte nos pone un caso más concreto de imprudencia bañista la cual expone hechos más específicos y conversaciones, mostrando información necesaria para la posterior reflexión. 

·CONCLUSIÓN: último párrafo. Aquí se concentra la reflexión del autor, la cual critica el comportamiento de este tipo de personas acusándolos de ser los verdaderos causantes de los problemas democráticos. 

4.-COMENTARIO CRÍTICO:

Fernando Savater, profesor y filósofo del País Vasco, escribió este texto argumentativo en El País titulado ''Tarugos'' demostrando su descontento generalizado por esos imprudente que rompen continuamente las reglas pensando, para variar, que ya vendrán a su rescate. 
Esta actitud, no se reduce, ni mucho menos, a un par de personas. Imprudencia e irresponsabilidad, son dos palabras que describen en su mayoría a nuestras sociedad, la cual sigue creyendo que puede conducir en un estado de embriaguez sin sufrir un accidente o que esos carteles de ''fumar mata'' son sólo para adornar. No son tan graves los actos de las personas, como su propia actitud, la cual proyecta una imagen de nosotros como seres imprudentes, incapaces de tomar las riendas de nuestra vida sin cometer actos estúpidos propios de niños pequeños. Nos falta esa capacidad para comprender, que a pesar de esa famosa frase de ''Toda regla está para romperla'', la cual yo misma llevo por bandera, también hay reglas que si están para cumplirlas, aquellas reglas que al fin y al cabo, si las rompes, puedes, a su vez, romper tu vida. Y ahora es cuando entra e juego la libertad total de cada uno, la cual se ve restringida por las mismas normas de las que hablo, normas impuestas por nuestra democracia que vea por nosotros en los casos más objetivos, y normas que nos mantienen o amordazados, el cual casualmente también se asemeja al nombre de la criticada ley de Seguridad Ciudadana conocida como ley mordaza. Savater afirma que aquellos que por encima de toda norma hacen lo que les place, son un peligro para la democracia, pero ami parecer el verdadero peligro es que la democracia implante normas que nos limite más aún de lo que ya estamos.
No obstante, puede ser que la culpa sea nuestra al comportarnos de cierta manera sin tener en cuenta los peligros que conllevan nuestros actos y por ello sea que cada vez haya menos normativas que nos favorezcan y más que nos perjudique. Pero, la inconsciencia humana ha existido a lo largo del tiempo y es algo prácticamente complicado de erradicar, sin embargo, algo que sí es posible mejorar es la democracia occidental, que, a día de hoy está dirigida por esos tarugos a los que tanto criticamos.